1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Tempranillo, la uva de los vinos Ribera del Duero

La uva tempranillo es una de las variedades autóctonas más extendida, pero cobra especial importancia en la elaboración de los vinos Ribera del Duero. Te contamos todo sobre ella.

Uva tempranillo

Uva tempranillo

Los vinos Ribera del Duero deben pasar por un proceso de calificación desarrollado por el Consejo Regulador Denominación de Origen Ribera del Duero. En él se incluye la zona de cultivo, la elaboración, el tipo de vino (rosado o tinto) y, por último, el tipo de uva, con predominancia de la uva tempranillo.

El Consejo Regulador de la Ribera del Duero establece que para que un vino sea considerado de esta denominación de origen, debe contener, al menos, un 75% de uva tempranillo, merlot, malbec, cabernet sauvignon y, en menor cantidad, garnacha y albillo, pueden complementarla.

En el caso de los vinos Raíz. Las cinco líneas de la bodega, rosado, roble, crianza, reserva y nuestro vino de autor, Raíz Profunda, son 100% tempranillo.

Su historia

El origen de la uva tempranillo ha protagonizado muchas teorías, la más aceptada es que procede de un cruce entre la variedad blanca albillo mayor, originaria de Castilla-León (denominada turruntés en La Rioja) y la uva tinta benedicto procedente de Aragón, que apenas se cultiva en la actualidad.

La uva tempranillo debe su nombre a la pronta maduración de la baya. Debido a las condiciones climáticas de las zonas en las que se cultiva, el punto óptimo de maduración de  este tipo de uva se alcanza antes que en otras variedades. También se la conoce como tinta del país, ull de llebre, vid de aranda, tinta de Toro, cencibel o tinto fino.

Sus características

Es una uva muy completa con muchas virtudes: tiene dulzor, centro de boca, aromas… De ella nacen desde vinos jóvenes a grandes reservas. Aguanta bien el tiempo en barrica, por eso suele utilizarse para crear vinos de envejecimiento largo. El producto resultante es equilibrado en cuanto a acidez y nivel de alcohol.

El enólogo Ignacio Figueroa lo resume así: “es una variedad muy completa y a la vez muy austera, es decir, aporta muchas cosas sin ser demasiado exuberante.”

Con respecto a su cultivo, la uva vive en un punto medio en términos de exposición al sol. Por una parte, necesita mucho sol para llegar a la cantidad de azúcar apropiada, que se traducirá en graduación alcohólica tras la fermentación. Por otro lado, una sobreexposición podría desembocar en la reducción de su acidez.

La uva de los mil vinos

El 90% del vino Ribera del Duero se elabora con tempranillo. Pero no solo se utiliza en esta zona, sino que es una de las variedades más extendidas en nuestro país, por eso, también es conocida como la uva de los mil vinos. Hasta 28 denominaciones de origen aceptan su uso.

Aunque es una variedad autóctona ibérica, fuera de nuestras fronteras se cultiva, por ejemplo, en Francia, Argentina, Perú, Chile, Uruguay, México y en zonas cálidas de Estados Unidos. Incluso ha llegado hasta Australia.

Artículos relacionados

4 vinos Ribera del Duero que tienes que probar.

Cómo son los vinos Ribera del Duero.

La vida de la uva.

Un comentario en “Tempranillo, la uva de los vinos Ribera del Duero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *