1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Receta de arroz a la zamorana: cómo prepararlo y maridarlo

Llega el frío y para combatirlo, qué mejor que un plato calentito y consistente. Hoy te proponemos una receta de arroz a la zamorana que querrás preparar una y otra vez.

Arroz a la zamorana

Arroz a la zamorana

Viajar a Castilla y León es la mejor forma de sumirse en arte, naturaleza y, por supuesto, gastronomía. Esta última es uno de sus puntos fuertes y motivo por el cual, todos los años atrae a miles de turistas. Hoy, tenemos preparada una receta de arroz a la zamorana con la que calentarás cuerpo y alma. ¡Te explicamos cómo prepararlo y maridarlo!

El arroz a la zamorana

El arroz a la zamorana es uno de los platos más típicos en la provincia de Zamora. Una deliciosa receta de origen campesino que hoy en día ocupa mesas de toda España en los meses más fríos del año.

El origen del arroz a la zamorana data del siglo XIX. La primera referencia se remonta al año 1884, cuando el chef José Álvarez Builla dejó constancia en un almanaque culinario. Dado el éxito de la receta, en 1890 se incluyó en un recetario de la época denominado El Practicón.

Ingredientes

En este popular plato de la cocina zamorana, los ingredientes principales, en su mayoría cárnicos, procedentes de la matanza del cerdo y el arroz. Esto es todo lo que necesitarás para prepararlo:

Generales

  • Arroz de grano redondo (medio vaso por comensal aproximadamente).
  • 3 o 4 dientes de ajo.
  • Una cebolla blanca.
  • Un nabo.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 o 3 tomates naturales.
  • 2 hojas de laurel.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimentón dulce de la Vera.
  • Especias al gusto: romero o tomillo.

Carnes

  • 200 gramos de costillas de cerdo adobadas.
  • 150 gramos de jamón.
  • 3 o 4 lonchas de panceta.
  • 150 gramos de chorizo.
  • Pata, oreja y rabo de cerdo.

Tipos de carne

Elaboración del arroz a la zamorana

Paso 1

Primero de todo, llenamos una olla grande con agua y sazonamos al gusto (sal y hojas de laurel). Acto seguido, introducimos y cocemos la carne durante unos 30 – 40 minutos aproximadamente a fuego medio. Transcurrido ese tiempo, con la ayuda de una espumadera sacamos la carne y la troceamos. Es importante conservar el caldo, ya que luego lo utilizaremos para cocer el arroz.

Paso 2

En siguiente instancia, calentamos aceite en una sartén para preparar el sofrito y acto seguido, introducimos los dientes de ajo y la cebolla. Cuando adquieran un color tostado, añadimos el nabo, los pimientos y el tomate natural. (Los pimientos y el tomate no pertenecen a la receta original).

Cuando esté todo suficientemente pochado, agregamos la panceta, el chorizo y el jamón previamente troceados. Rehogamos la mezcla y espolvoreamos el pimentón dulce de la Vera. Esto además de teñir, aportará un sabor exquisito.

* Si lo que quieres es prepararlo a la antigua usanza, utiliza una cazuela de barro y en lugar de usar aceite de oliva, unta el fondo con manteca de cerdo.

Calentando el aceite

Paso 3

Una vez listo, llega el momento de añadir el arroz (con medio vaso por comensal será más que suficiente) y lo rehogamos con el resto de ingredientes de nuestro sofrito.

A continuación, serviremos el caldo resultante de la cocción y añadimos la carne cocida. Lo dejamos cocer durante unos 20 – 30 minutos. Esto dependerá del punto al que te guste el arroz. Si el caldo se ha consumido y consideras que el grano aún está duro, sirve un poco más hasta que quede a tu gusto.

Paso 4

Por último, hay que sazonar el resultado con las especias que más nos gusten (recomendamos usar tomillo o romero) y dejamos reposar nuestro arroz durante unos 5 minutos aproximadamente.

Si quieres mejorar la presentación, te proponemos que utilices un molde redondo de acero inoxidable y coronar la cima de este plato con unas hojitas de perejil. Ahora sí, ¡a disfrutarlo!

Cómo maridar el arroz a la zamorana

Al tratarse de un plato típico de la gastronomía de Zamora, lo habitual es acompañarlo con un vino con Denominación de Origen Toro, la propia de la región. Sin embargo, también marida con vinos de la Ribera del Duero con cuerpo, intensos y gran personalidad.

Nosotros te proponemos la obra maestra de nuestra bodega, Raíz Profunda. Un vino elegante, de tanino marcado y centro carnoso que actuará en armonía con el sabor de las carnes de cerdo y la textura melosa del arroz. Aunque si lo que buscas es un vino más goloso, Raíz Reserva es para ti. Su estructura, cremosidad y sus dulces taninos no te dejarán indiferente. En cualquier caso… ¡acertarás seguro!

 

Artículos relacionados

3 recetas sencillas para maridar con rosado.

Sopa de ajo castellana, un plato pensado para el otoño.

El maridaje perfecto existe y nosotros lo tenemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *