1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Por qué el vino tinto es bueno para el corazón

Una copa de vino tinto al día es buena para el corazón. Esta afirmación forma parte de nuestra sabiduría popular, es uno de los numerosos beneficios derivados del consumo moderado de esta bebida… y no es ninguna leyenda urbana. Te contamos por qué.

Copa de vino tinto

Una copa de vino tinto al día es buena para el corazón. Esta afirmación forma parte de nuestra sabiduría popular, es uno de los numerosos beneficios derivados del consumo moderado de esta bebida… y no es ninguna leyenda urbana. Te contamos por qué.

Copa de vino tinto

Reduce el colesterol malo

Existen dos tipos de colesterol, LDL y HDL. El LDL es el negativo, ya que crea acumulaciones que obstruyen las arterias, convirtiéndose en barreras del sistema circulatorio. El vino tinto contiene polifenoles, que también están presentes en frutas como la manzana o los arándanos, los frutos secos, el cacao y el chocolate.

Estos compuestos bioactivos son conocidos, sobre todo, por sus cualidades antioxidantes. Así, uno de sus efectos más positivos es que inhibe la oxidación del colesterol malo y así evita que se produzcan las obstrucciones de las que hablábamos.

 

Aumenta los niveles de colesterol bueno

El HDL o colesterol bueno es indispensable en la formación de membranas y para los procesos de actividad neuronal. Asimismo, protege y repara el endotelio (las paredes internas de las venas). Además, limpia los vasos sanguíneos y transporta los restos acumulados al hígado, donde las enzimas se encargan de destruirlos.

El vino tinto incrementa los niveles de colesterol bueno, consiguiendo así un efecto regulador de LDL y HDL.

 

Más sobre los polifenoles y el corazón

Entre los polifenoles más importantes se encuentran los flavonoides, propios de frutas y verduras como la uva, la alcachofa, la naranja o el plátano, tienen un elevado efecto vasodilatador. Además, favorecen la tonificación del músculo del corazón y mejoran la circulación. Los flavonoides también fomentan la eliminación de colesterol malo y triguicélidos.

En este contexto, el resveratrol es el polifenol más estudiado. Se ha demostrado que es un antioxidante muy potente que, entre otras cosas, evita la formación de coágulos sanguíneos.

De acuerdo con la Fundación Española del Corazón, estas características del vino tinto lo convierten en una buena ayuda para prevenir enfermedades cardíacas como la trombosis, los infartos y las enfermedades derivadas de los problemas de circulación.

Eso sí, el organismo hace hincapié en que su consumo debe ser leve o moderado y que tienen que abstenerse personas con enfermedades hepáticas, diabéticos y embarazadas.

 

Artículos relacionados

Vino y salud: los polifenoles y la famosa paradoja francesa.

3 opiniones en “Por qué el vino tinto es bueno para el corazón”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *