1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 3,60 de 5)
Cargando…

5 platos para maridar con vino rosado

Ensalada para maridaje con rosado

Ensalada para maridaje con rosado

La versatilidad a la hora de encontrar compañero de mesa es una de sus características principales. Por la suavidad que suele caracterizarlo (que varía en función de la opción que se escoja), el vino rosado suele maridar con una amplia carta de platos, que oscilan desde los más ligeros, como las ensaladas o los pescados a la plancha, hasta otras opciones más grasas, como las carnes. Os hablamos de 5 platos con los que maridar el vino rosado.

Ensaladas

El frescor es la característica principal de la ensalada. En base a la esto, encontrarás el equilibrio al combinarlo con un vino rosado seco, con una mayor acidez y menos carga frutal.

Si optas por esta opción, recuerda que debes limitar el uso de aliños a base de limón o vinagre de vino, puesto que pueden amargar. Decántate por las salsas como la cóctel, la de yogur o la césar, el aceite de oliva o el vinagre de módena u otros balsámicos.

 

Pastas

Plato de pasta para maridaje La elección de vino en este caso siempre depende de la salsa, pero lo cierto es que un rosado pega con cualquier plato de pasta. A la hora de seleccionar qué rosado, recuerda que debe haber una armonía entre la receta y la bebida.

Por ejemplo, las salsas marineras y las de marisco tienden a maridar mejor con una opción más seca y ligera, como la de la ensalada, al igual que las preparaciones picantes. Si la salsa tiene matices más dulzones (porque contenga cebolla caramelizada o esté hecha a base de tomate dulce, por ejemplo) puedes permitirte una opción más afrutada.

Pescados y mariscos

El rosado joven de uva tempranillo es un gran acompañante del marisco y los pescados blancos como la merluza, el bacalao, la dorada, el rape o el rodaballo. Sin embargo, la lista no se queda ahí. Los azules como el atún, la caballa, el salmonete, la trucha o el arenque son también una opción acertada, y admiten que el rosado sea menos ligero, que tenga más cuerpo.

Dentro de este grupo, el sushi es también una elección más que acertada para maridar con este tipo de vino. Si se trata de piezas frías, obtendremos un efecto de frescor similar al de las ensaladas. Con piezas calientes, la clave está en disfrutar del contraste que se genera.

Postres

Cuando llega la hora del postre, el rosado siempre es un acierto. ¿Qué rosado? Ahí ya hay libertad absoluta. Hay personas que prefieren bebidas más ácidas para incrementar el contraste con el dulzor de la comida, y otras que buscan alternativas más armónicas, con rosados más afrutados, más densos y con más cuerpo, con matices de frutos rojos y flores.

Quesos y carnes

Si quieres ir sobre seguro a la hora de acompañar quesos y carnes, escoge un tinto y acertarás. Sin embargo, los quesos más suaves y las pastas como el brie o el camembert, por ejemplo, son grandes acompañantes del rosado. La carne de cerdo, el pollo y las carnes ahumadas también maridan muy bien con esta variedad.

Por ejemplo, prueba a combinar unas costillas asadas o a la barbacoa con un rosado afrutado elaborado con uva tempranillo. Te sorprenderá, especialmente si la receta incorpora algo de dulzor, como una salsa a base de miel o barbacoa.

 

Artículos relacionados

Raíz Rosado está de moda: nuestro lanzamiento más fashion.

Fideos yakisoba con calamares y gambas: receta paso a paso.

Los secreos del bacalao: sácale el máximo partido.

6 opiniones en “5 platos para maridar con vino rosado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *