1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Las 10 series aromáticas que debes conocer en una cata de vinos

El vino es una bebida compleja en la que pueden llegar a confluir aromas de distinta índole, provenientes tanto de la propia uva como de las fases de fermentación y maduración. Las series aromáticas nos ayudan a organizar las ideas en la búsqueda de aromas en la cata. Te hablamos de las principales.

Mujer en cata olfativa de vino

Mujer en cata olfativa de vino

A la hora de realizar el análisis olfativo del vino, en ocasiones resulta complejo detectar todos los aromas que desprende. Se trata de una bebida compleja en la que pueden llegar a confluir aromas de distinta índole, provenientes tanto de la propia uva como de las fases de fermentación y maduración.

Las series aromáticas nos ayudan a organizar las ideas en la búsqueda de aromas en la cata. Te hablamos de las principales.

De cualquier manera, el éxito siempre reside en la práctica, así que, cuantos más vinos descubras, más desarrollarás tu capacidad analítica.

Serie vegetal

Prácticamente todo lo que recuerde a naturaleza excepto las flores y las frutas, es decir, hierba, hojas, tierra, musgo, té o incluso pimiento, espárragos o alcachofas (estos últimos son más habituales en algunas variedades de blancos).

Serie floral

Las flores a detectar dependen del tipo de vino que analicemos. En los blancos notarás flores blancas (azahar, lirio, jazmín) y amarillas (camomila, acacia, tilo). En lo referente a tintos, en la cata aparecerán flores rojas y violáceas, sobre todo, la rosa y la violeta.

Serie frutal

Los tintos te llevarán a pensar en frutas del bosque como las moras, las frambuesas, los arándanos o las fresas; los blancos, en naranja, limón, pomelo o membrillo. En vinos un poco más complejos, se puede detectar plátano, melocotón, manzana, piña, kiwi, coco, melón o incluso frutos secos como la avellana, las nueces o la almendra (también englobados en esta serie).

Serie especiada

Canela, vainilla y clavo son las más conocidas. A ellos se suman jengibre, anís, laurel, tomillo, romero, y mostaza. Hongos como las setas y la trufa también se engloban aquí.

Serie química

Esta serie reúne muchos de los defectos del vino. Azufre, yodo o cloro son algunos ejemplos de estos defectos. Entre los aromas encontramos, por ejemplo, papel, jabón o cartón.

Serie de ésteres

Se trata de una serie de aromas secundarios, ya que se desarrollan durante las fases de fermentación. De la alcohólica derivan los aromas a cerveza, levadura o mosto; de la maloláctica, a mantequilla, yogur, queso o leche.

Serie de madera

Se trata de aromas terciarios que el vino absorbe de las barricas en las que se realiza su crianza. Roble, cedro o castaño son algunos ejemplos.

Series balsámicas, animales y empireumáticas

Los balsámicos, empireumáticos y animales son aromas terciarios, que se desarrollan durante la fase de envejecimiento del vino. Se trata de opciones más complejas, asociadas a vinos más maduros, ya propias del denominado bouquet.

Serie balsámica: pino, eucalipto, incienso, cedro, aceites esenciales de distinto tipo, miel, menta o resina pertenecen a este grupo.

Serie animal: carne, cuero, piel y almizcle son los aromas más comunes englobados en la serie animal.

Serie empireumática: se suele relacionar con los ahumados, principalmente, pero también puede hacer notas de café, cacao, madera, aromas tostados o incluso tabaco.

6 opiniones en “Las 10 series aromáticas que debes conocer en una cata de vinos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *